La emotiva historia de vida del Actor Abel Ayala.

El actor recordó su dura infancia, los años viviendo en un hogar y cómo llegó a actuar en “El Polaquito”, su vida en España, hasta ser uno de los protagonistas elegidos por la gente en El marginal.

 

Si tenemos que destacar algo en esta historia, es la constancia y todo lo lo que fue recorriendo el Actor, una infancia dura viviendo en un hogar de niños, viajes solo a otros países del mundo y hasta ser padre. Un ejemplo de profesionalismo pero por sobre todas las cosas nos deja una enseñanza como persona, todos deberíamos escucharlo y aprender de este gran actor Abel Ayala.

 

“Yo me crié con mis abuelos y me fui de casa a los 9. No volví más, me fui a vivir a la calle”. Así comenzó su relato Abel Ayala, uno de los integrantes del elenco de “El Marginal”. En la mesa de “Podemos Hablar”, programa que conduce Andy Kusnetzoff, el actor recordó su infancia y una dolorosa realidad que le tocó vivir en su familia.


“Éramos muchos tíos, muchos primos, mucha gente, y no estaba claro el tema de los vínculos. En ese momento mi mamá biológica era mi hermana y mi abuela era mi mamá biológica, supuestamente”, dijo Ayala.

“Después cuando me fui y llegué al hogar ahí me di cuenta que mi hermana era mi mamá”. Allí estuvo hasta los 17 años, pero a los 12 empezó a trabajar. Es que a esa edad, Ayala se convirtió en el protagonista de la película “El Polaquito”.


“Un día llegó (el director del film, Juan Carlos) Desanzo y nos reunieron en el comedor a todos los chicos y nos contaron que estaba preparando una película sobre la vida de un pibe de la calle y que él quería trabajar con un pibe de la calle”, contó.

Ayala hizo el casting y a los dos meses los coordinadores del hogar le dijeron que era el elegido. “La llegada de ‘El Polaquito’ me abrió la posibilidad de conocer otros universos”.

Cuando empezó a ganar su plata, el joven actor alquiló una casa con un amigo del hogar. “Estuve tres meses y me fui a lo de mi mamá, pero no me pude reinsertar”, confesó.

Emocionado, Ayala intentó explicar por qué su familia le había ocultado la verdadera identidad de su madre, pero no pudo.

“Cuando no tenés un peso toda la vida se hace muy complicada, en todos los sentidos. Y a veces vienen hijos sin desear y uno se encuentra con accidentes, y uno cría a sus hijos como puede”, reflexionó

“Aprendí que los niños mal atendidos terminan siendo adultos tristes y frustrados”, dijo el actor.



Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here