Por qué la mezcla de alcohol y cocaína aumenta el riesgo de muerte súbita

Tras la noticia de la muerte de Natacha Jaitt y en medio de las investigaciones sobre lo que ocurrió en el salón de eventos de Benavídez donde encontraron su cuerpo, el primer parte médico oficial señaló que el fallecimiento ocurrió por un accidente cerebrovascular (ACV) producido por “ingesta de alcohol y cocaína”.

Mientras las investigaciones esperan los resultados de la autopsia, especialistas en toxicología salieron a explicar las posibles consecuencias de la mezcla de ambas sustancias, que puede llevar en los casos más graves a la muerte súbita. 

Carlos Damin, jefe de Toxicología del Hospital Fernández y profesor de la UBA, publicó esta mañana en su cuenta de Twitter: “El consumo simultáneo de cocaína y alcohol aumenta el riesgo de muerte súbita”. Y añadió un enlace al texto que publicó junto a Guillermo Grau, especialista en Toxicología y Pediatría.

El doctor Damin explica: “La asociación de cocaína con alcohol genera una tercera sustancia, que se llama cocaetileno. Es mucho más cardiotóxico que lo que es en sí la cocaína o el alcohol por separado. Es una potenciación de los efectos”.

Y enumeró que, entre las posibles consecuencias de estos efectos, están “las arritmias cardíacas, infartos cardíacos y muerte súbita”

“Normalmente los consumidores de cocaína bajan los efectos de esa droga con alcohol o con sedantes. El más usado, por ejemplo, es el clonazepán. Pero aquellos que bajan los efectos con alcohol tienen mayores riesgos”, profundiza Damin, que también es director de la fundación Fundartox, que está a cargo de los estudios de narcóticos a la Policía Bonaerense.

Pese a las versiones que circulan tras la muerte de Natacha Jaitt y la opinión pública, el experto en toxicología aclara dos “mitos” sobre cómo influyen la cantidad que se consume y el tiempo posterior.

Los efectos de la combinación de alcohol y cocaína son independientes de la cantidad que se consume. La muerte súbita con cocaína está descripta sin influencia de las dosis. Y la otra característica es que, mientras permanece en sangre la sustancia, no disminuye el riesgo de muerte súbita. Es decir que una persona no tiene mayor riesgo a los 20 minutos que a las 10 horas de haber tomado.

Consultado sobre una supuesta afección que padecía Natacha Jaitt, mencionada por su abogado y por la cual ella no podía tomar cocaína, el doctor Damin alerta: “Hay patologías de base, que sobre todo tienen que ver con lo cardíaco, que hacen mucho más vulnerables a aquellos que consumen esa droga. Más allá de que desconozco la historia clínica de Natacha Jaitt”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here